Quedaron atrás los días en los que los únicos créditos que existían eran los laboriosos y problemáticos créditos bancarios, y es que con el desarrollo de las finanzas electrónicas todo cambio.

Hoy gran parte del mercado crediticio es dominado por los minicréditos, créditos de poca cuantía fáciles de obtener y muy útiles, al menos cuando se trata de resolver imprevistos.

Estos mini préstamos o minicréditos rápidos como también se les conocen, se han convertido en la punta de lanza de un nuevo modelo económico basado totalmente en los servicios online y que promete ser el sistema financiero del futuro.

¿Cómo funcionan estos Minicréditos rápidos?

Aunque a simple vista puede parecer que funcionen de forma muy similar a los préstamos bancarios tradicionales, existen grandes detalles que hacen a estos instrumentos sustancialmente diferentes.

  • Estos créditos tienen baja cuantía

La mayoría de los créditos rápidos poseen una cuantía muy inferior a la mínima ofertada por cualquier banco, de hecho las empresas que brindan este servicio suelen colocar como monto inicial o mínimo la cantidad de 50 euros, cifra que se eleva a entre 1000 y 5000 euros dependiendo de la empresa.

Sin embargo, no cualquier cliente puede hacerse con préstamos de la máxima cuantía, de hecho, solo algunos clientes recurrentes y con un historial dentro de la financiera intacto puede optar por este servicio.

  • Sus intereses son altos

Puede que esto parezca algo que alejaría a cualquier cliente, sin embargo, las condiciones generales de estos créditos al instante hacen que este detalle pase realmente desapercibidos.

Por lo general, estos minicréditos manejan tasas de intereses mucho más elevadas que los intereses aplicados a los créditos tradicionales.

Esto se debe a la necesidad que tienen las empresas de obtener ganancia rápidamente, necesidad que nace del corto plazo que se otorga para pagar estos créditos.

  • Plazos reducidos

En principio estos créditos fueron creados con la idea de solventar emergencias o situaciones extremas, de allí el corto plazo que se otorga para solventar la deuda contraída.

Casi todas las financieras dedicadas a este rubro poseen lapsos de pago muy similares que comienzan en 5 días.

Sin embargo muchas difieren en el tiempo máximo que se otorga para esto, que va de entre 10 días hasta 30 días, aunque en la actualidad algunas empresas están bajando las tasas de interés y aumentando un tanto el tiempo máximo para pagar hasta en 90 días.

  • De fácil obtención

Si has solicitado antes un préstamo bancario sabrás que luego de entregado todos los recaudos por lo general la entidad tarda algunas semanas en dar una respuesta sobre la solicitud.

Por el contrario las empresas financieras que ofertan estos servicios suelen ser rápidas a la hora de responder las solicitudes, tardando en promedio un máximo de 10 minutos después de completado el formulario de solicitud.

Y por lo general un aproximado de 90% de los solicitantes suelen ser aprobados.

¿Cómo se solicitan estos Minicréditos?

Solicitar minicréditos no resulta nada complejo, por lo general basta con elegir la empresa financiera a la que solicitará, registrarte y llenar el formulario que te presentará.

Estos formularios son muy simples, la mayoría solo te pedirá datos muy básicos necesarios para el trámite y listo, solo debes esperar un par de minutos y mirar el resultado.

En ocasiones algunas financieras te pedirán datos extra, como extractos bancarios recientes o algún sustento digital de los datos que aportas, sin embargo esto resulta bastante extraño.

¿Cuáles son los requisitos que debes tener para solicitar Minicréditos?

La verdad es que las empresas financieras que brindan estos servicios no suelen solicitar muchos datos, sin embargo, para resguardar la seguridad y la legalidad de los créditos usualmente te pedirán datos muy básicos.

Por lo general debes contar con un número de identificación nacional, sea el DNI o la residencia permanente legal, también es necesario que se cuente con una dirección física comprobable, un número de teléfono celular y un número de cuenta nacional donde se realizará el abono del préstamo.

La mayoría de las veces basta con colocar estos datos en el formulario de solicitud, sin embargo, en algunos casos, sea por la cuantía o por algún tipo de restricción, las financieras pueden solicitar respaldo fotográfico de uno o varios de los recaudos.

¿Qué impacto tienen los Minicréditos en la economía personal?

Los minicréditos al instante se han convertido en uno de los recursos de emergencia más populares.

Cada día cientos de miles de personas solicitan uno de estos recursos, que si bien se consideran seguros, usados de mala forma pueden generar graves problemas en la economía doméstica.

Y es que aun cuando son créditos de pago rápido y de cuantías bajas, son estas mismas características que usualmente los hacen un enorme riesgo para quienes los adquieren, que en muchas ocasiones acumulan este tipo de deudas de forma tal que ven reducida su capacidad monetaria.

¿Cómo aprovechar al máximo los Minicréditos rápidos?

Aunque no existen parámetros perfectos para aprovechar este tipo de recursos, si existen algunos sencillos consejos que pueden ayudarte a mantener tu economía estable aun solicitando créditos de este tipo.

Por ejemplo, una buena idea es no pedir más de lo que se necesita, esto evitará que agregues a tus finanzas una deuda innecesaria.

Además es ideal que estudies bien el lapso de pago antes de solicitar tu crédito, así estarás seguro de poder cumplir con los pagos evitando retrasos que puedan poner en riesgo tu record crediticio con la empresa.

Por último pero no más importante es saber cuándo pedir este tipo de préstamos, pues resulta inconveniente pedirlo para solventar necesidades superfluas como viajes o celebraciones.

De igual forma este tipo de préstamos no son recomendables si buscas invertir en algún tipo de mercancía, pues el movimiento de inventario suele ser más lento que el plazo para pagar, lo que te puede poner en una mala situación.